CECAP ES MI VIDA Y MI VIDA ES CECAP

Los inicios con las primeras familias y compañeros/as

Agradezco esta oportunidad que me brinda este blog, para poder dirigirme a ti y contarte algunas cosas que creo que merece la pena que conozcas.

Cuando alguien se incorpora al equipo profesional de CECAP, suelo contarle esta pequeña historia sobre los comienzos de un proyecto como este, con el objetivo de reafirmarnos en sus valores, que no son otros que la vocación de servicio, el compromiso con los demás y el esfuerzo que conlleva querer superarse día a día.

CECAP no es una entidad o un proyecto creado desde ningún organismo, grupo de familias, ni nada de eso. Nace de la inquietud y el sentimiento incontrolable de querer cambiar la realidad de muchos jóvenes con nombres y apellidos. Me estoy refiriendo a personas, etiquetadas bajo el concepto “discapacidad”, una palabra que para mí siempre ha carecido de veracidad, ya que lo considero un concepto sesgado y que no hace honor a la verdad cuando intenta catalogar o definir a una persona. Si yo tengo algún mérito, ha sido el atreverme a cambiar todo lo que veía a mi alrededor, ejerciendo una crítica hacía aquello que hace ya quince años parecía imposible de criticar. Pero es importante mencionar que muchos me acompañaron en este importante viaje.

Siempre sirviendo de modelos de aprendizaje. Como pasa el tiempo

Nunca tuve como objetivo crear unas siglas, ni ser presidente, ni nada de eso. Ni yo, ni nadie de las personas que en ese momento soñábamos con la idea de poder apoyar a todas estas personas, respetando su individualidad, supeditando por fin a la persona sobre su diagnóstico y, como no, sobre la propia institución, dando visibilidad y credibilidad a sus objetivos personales, sus ilusiones, intereses y deseos. El reto era más que complicado, pero la ingenuidad e ímpetu de aquellos años, podían con todo. Nos movía una fuerza incontrolable, que aún hoy, no sabría explicarte. Por eso, me oirás decir que todo esto es obra de los dioses.

No me cansaría de contarte anécdotas maravillosas. Todo esto se creó en la habitación de mis papás. A ellos es a quien debo darles el primero de mis agradecimientos. Me dejaron soñar, crear, me ayudaron a encontrar el camino. Nunca olvidaré una conversación con mi madre, donde me lo enseñó todo con una sola frase. Un día de frustración, tuve que desahogarme con ella y la comenté, “mamá, soy psicólogo y me gusta lo que hago, pero llevo varios años trabajando con estos chicos y no he curado a nadie”, sin duda su respuesta fue tan rotunda que me ayudó a entenderlo todo, me miró fijamente y me dijo, “Hijo, a ver si no van a estar enfermos”. En este momento me di cuenta de que el sistema o el modo con el que estábamos intentando apoyarles no partía de unas premisas correctas y que debíamos cambiar estas condiciones para poder ver todo su talento y potencial.

Primer curso

CECAP es el producto de muchas personas que en el año 2005 se pusieron en marcha, entre ellas, Sonia Hernández Hernández, logopeda comprometida que no dudó en sumarse a esta locura. Ella y Berta, médico de la mutua universal, constituimos la primera sociedad cooperativa de iniciativa social de Castilla La Mancha. Nacía CECAP. En un primer momento se llamó Centro de Capacitación, de ahí sus siglas, luego nos dimos cuenta que la palabra “centro”, tenía connotaciones que no se ajustaban a lo que queríamos transmitir, y ya fue en el año 2011 cuando la cambiamos por la palabra “servicio”, todo un acierto. El logo fue creado por otro buen amigo, Diego alías “Pistacho”, su creatividad y buen hacer nos dio una imagen cargada de significado. La flecha del logo, siempre marcando el camino y dando una sensación de positivismo y fuerza, indicando un avance constante. Las palabras clave “Servicio” y “Capacitación”, rompimos con cualquier alusión a la “discapacidad”, y nos autoimpusimos la norma de no decir nunca la palabra “nunca”.

Invertí todo lo que tenía en aquel momento en el alquiler del local que hoy forma parte de las oficinas de CECAP en Rda. Buenavista 29. Parecía un buen lugar, en el barrio más neurálgico de Toledo, donde podríamos dar visibilidad a esta realidad y trabajar en la mediación comunitaria de forma directa. Además, por qué no decirlo, estaba al lado de la casa de mis padres. Mi papá me ayudó en todo momento a pintarlo y acondicionarlo, queríamos hacerlo todo nosotros. Como sabes, es importante “tocar” aquellas cosas que quieres.

El objetivo siempre fue que este proyecto formara parte de la red de recursos de atención a personas con discapacidad de la Junta de Comunidades de Castilla -La Mancha. Era fundamental que pudiéramos conseguir un apoyo de la Consejería de Bienestar Social, para que este proyecto no fuera costeado por las familias. Fue crucial una reunión que nunca olvidaré en la Dirección General de la Consejería de Bienestar Social, con quienes fueron dos personas clave para que esto pudiera salir adelante. Javier Pérez y Carmina González, Director y Jefa de Servicios respectivamente. Fue una reunión airada, cargada de reflexiones y algunas críticas que fueron fundamentales para darnos cuenta de que, estábamos ante la posibilidad de crear algo que realmente cambiara las cosas. Parecía imposible e increíble que fuera a suceder, pero……sucedió. La Dirección General, apostó por esta idea, asumiendo un riesgo y demostrando su confianza por un puñado de folios reciclados, como dice mi buen amigo Valentín, otra persona que ha sido clave en la realidad de CECAP.

Siempre con y para ellos

No olvidaré esa llamada de Carmina en la que me decía que teníamos el respaldo de la Consejería de Bienestar Social. Podíamos empezar……era marzo del año 2006. Creo que la mejor decisión que se pudo tomar fue rodearse de grandes personas, que además eran grandes profesionales. De aquellos primeros años, siguen con nosotros Cristina, Vicente, Ángela, Fernando, posteriormente se unirían Berta, y otros muchos que hicieron de este proyecto una realidad. La suma de muchos talentos. Ellos y ellas, aportaron su saber hacer y su pasión por aquello en lo que creían. He tenido la suerte de compartir este sueño con mi hermano Vicente. CECAP me ha permitido encontrarme con él, descubrir su talento y conocernos mucho más. Siempre le estaré agradecido, sabiendo lo mucho que le ha costado trabajar con su hermano mayor.

Como todos tenemos, yo también tuve mi mentor. Una persona iluminada que me aportó y me aporta toda su sabiduría de forma altruista, siempre demostrando su amor por los más vulnerables y su solidaridad al compartir todo su conocimiento. Valentín Molina Moreno, me ayudó a descubrir mis talentos y minimizar mis debilidades, os suena verdad???, siempre hablamos de esto cuando hablamos de capacitación. Tanto él como Carmina, fueron para mí dos personas que marcaron mi aprendizaje y me ayudaron a entender que estaba liderando algo muy importante. Para un joven de 27 años como yo, en aquel momento, daba mucho vértigo, te lo aseguro.

Firma del primer convenio con la Consejería de Bienestar Social. Año 2006

Las primeras familias eran viejos conocidos de mi etapa anterior trabajando en ASDOWNTO. Sin dudarlo y no sin tener que afrontar antes algunos problemas, se sumaron a esta iniciativa. Mi agradecimiento eterno por su confianza y cariño, su gran apoyo en esos momentos fue clave.

En el año 2013, tras siete años de existencia del primer y único Servicio de Capacitación en nuestro país, la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, incluyó y reconoció este proyecto como dispositivo en su red de recursos de atención y apoyo a personas con discapacidad. Hoy en día, son más de veinte los Servicios de Capacitación que trabajan en todas las provincias de nuestra región. Es un orgullo poder haber contribuido de forma humilde, silenciosa y solidaria a la generación de conocimiento y avance de nuestro sector. Así es como lo siento y seguiremos haciéndolo. Ha sido mucho el esfuerzo para construir herramientas, metodología, escribir y escribir…..Gracias a Carlos Andrade, por esos momentos maravillosos construyendo juntos una metodología, que sin saberlo, ha cambiado tantas y tantas cosas.

Primer viaje de verano a Lanzarote

No me enrollo más, podría estar horas aburriéndote con historias de locura. Solo me queda agradecer y agradecer. Uno es el resultado de aquellos con los que se rodea, y yo tengo la suerte de rodearme de los mejores. No diferencio entre trabajo y vida personal, simplemente vivo y en ese vivir entra aquello que me apasiona y me hace feliz. CECAP es mi vida y mi vida es CECAP, y me he dado cuenta de que en estas siglas entra todo. En este viaje me acompañan seres extraordinarios a los que tengo que dar las gracias por su amor, su comprensión, su dedicación y aguante. Un sin fin de personas que junto a mí hacen posible día a día que este gran proyecto genere esperanza en muchas personas…gracias a todos mis compañeros y compañeras, por seguir creyendo y dar lo mejor de vosotros cada día. Mención especial a Mónica….tú sabes bien por qué.

GRACIAS A TI……por formar también parte de todo esto.

CECAP Servicio de Capacitación CIEES Futurvalía CECAP Joven Movimiento Diversitas
Diseño y Desarrollo web Im3diA comunicación
Facebook Twitter Instagram Linkedin Youtube

Una cookie o galleta informática es un pequeño archivo de información que se guarda en su navegador cada vez que visita nuestra página web. La utilidad de las cookies es guardar el historial de su actividad en nuestra página web, de manera que, cuando la visite nuevamente, ésta pueda identificarle y configurar el contenido de la misma en base a sus hábitos de navegación, identidad y preferencias. Las cookies pueden ser aceptadas, rechazadas, bloqueadas y borradas, según desee. Ello podrá hacerlo mediante las opciones disponibles en la presente ventana o a través de la configuración de su navegador, según el caso. En caso de que rechace las cookies no podremos asegurarle el correcto funcionamiento de las distintas funcionalidades de nuestra página web. Más información en el apartado “POLÍTICA DE COOKIES” de nuestra página web.